Saltar al contenido

¿Qué es la Termografía?

termografia

La termografía es una técnica mediante la cual podemos comprobar la temperatura de una persona, un animal, un objeto o un lugar, ya que funciona gracias a la radiación infrarroja que emite todo cuerpo que tenga una temperatura distinta de cero absoluto (-273.15 ºC).

Gracias a esta técnica podemos medir y ver la temperatura de una superficie con mucha precisión y sin necesidad de que haya contacto físico, ya que la termografía detecta la temperatura exacta a distancia, mediante el empleo de las cámaras térmicas. Estas cámaras también son conocidas como cámaras termográficas, de termovisión o termógrafos.

Termógrafos

Los termógrafos o cámaras térmicas se utilizan para hacer visible el calor radiante. El ojo humano no es sensible a la radiación infrarroja que emite un objeto, pero las cámaras térmicas con sensores infrarrojos pueden medir la energía radiante que se emite en esa longitud de onda.

Los termógrafos son cámaras con sensores térmicos. Estas cámaras son sofisticados dispositivos tecnológicos que, utilizando una tecnología de última generación, nos ofrecen una imagen (termograma) con diferentes colores. Estos colores reflejan la distribución de la temperatura en la superficie en tiempo real, ya que si lo que estamos observando cambia de temperatura, la cámara lo detecta inmediatamente.

La posibilidad de adquirir una cámara térmica a un precio cada vez más económico, ha hecho que su uso sea cada vez más habitual. Y no debemos olvidar que, gracias a sus propiedades, es un instrumento de elevadas prestaciones y resulta muy adecuado en diferentes áreas, ofreciendo además numerosas aplicaciones.

Termografía Industrial

  • La termografía aplicada a la industria resulta de gran utilidad. La cámara nos muestra la distribución de la temperatura en superficie y así observamos los puntos fríos o calientes de manera muy precisa. De esta manera podemos detectar cualquier irregularidad, incluso sin ser visible a simple vista.
  • La termografía industrial nos ayudará tanto para el mantenimiento de instalaciones eléctricas o mecánicas, como para indicarnos el lugar exacto en el que hay un problema. La termografía industrial nos ayudará a controlar la temperatura de una máquina, para saber si una máquina se calienta en exceso, y también nos permitirá ver si se produce alguna fuga.
  • La termografía también es útil en la construcción y en el mantenimiento o rehabilitación de las construcciones. Por ejemplo, ayudándonos a mejorar la eficiencia energética de un edificio, nos ayuda a descubrir posibles defectos en diferentes elementos de las instalaciones de los edificios. También nos puede ayudar en la localización de humedades y a situar aquellas zonas de una fachada donde se producen pérdidas de calor.
termografia medica
Imagen obtenida de Flickr

Termografía Médica

También en el campo de la sanidad la termografía es muy importante, porque resulta de gran ayuda en la investigación y en el diagnóstico. La cámara térmica nos permite analizar a una persona de manera no invasiva, sin contacto directo con ella y sin radiación alguna. Esta técnica nos permite medir y ver los cambios de temperatura en la piel, de manera sencilla, precisa y rápida.

En la termografía médica, las cámaras térmicas nos proporcionan una excelente ayuda; con ellas podemos estudiar la temperatura corporal de una persona, detectar si hay irregularidades y analizar a qué se puede deber una molestia o un dolor. Un aumento de la temperatura puede ser señal de que hay algún tipo de daño, incluso en las primeras fases.

La termografía médica puede ayudar a los profesionales de la salud en diferentes campos. Nos ayuda a localizar lesiones internas, a descubrir problemas en las articulaciones o enfermedades musculares, también es útil en aquello que está relacionado con el sistema circulatorio y en dermatología. Podemos terminar concluyendo que la termografía médica es una técnica de diagnóstico que resulta de gran ayuda en la actualidad.